Archivo del Autor: albertoesquivel

TPACK

Estándar

 

TALLER 1 TPACK

Describa un ejemplo correspondiente a cada uno de los constructos de acuerdo a la definición Constructos TPACK.   Subir la actividad al blog.

 

Constructos

TPACK

Definición Ejemplos
TK El conocimiento sobre cómo usar el hardware y software de las TIC y periféricos asociados. Uso de pc

Internet

Impresora

Cds y cd rom

PK El conocimiento sobre el aprendizaje de los estudiantes, los métodos de enseñanza, las diferentes teorías educativas, y la evaluación del aprendizaje para enseñar un contenido temático sin referencias hacia el contenido Plataforma  virtual institucional

Metodología constructivista

Metodología tradicional y contemporánea

Tests virtuales y presenciales

 

CK El conocimiento de un contenido temático sin la consideración sobre la enseñanza del contenido temático. Libros

Bibliotecas virtuales

 

PCK El conocimiento de representación del conocimiento del contenido y la adopción de estrategias pedagógicas para que el contenido / tema específico sea más comprensible para los alumnos. Metodologías

Información sobre el área

Textos guías

PCA

DPCA

Plan de área

TPK El conocimiento de la existencia y especificaciones de diversas tecnologías que posibilitan aproximaciones de enseñanza sin referencia a contenidos temáticos. Manejo del computador

Uso del internet

Radio

Televisión

Motores de búsqueda

TCK El conocimiento acerca de cómo utilizar la tecnología para representar / investigar y crear el contenido de diferentes maneras sin consideración acerca de la enseñanza. Blogs

Archivos

Bibliotecas virtuales

TPACK El conocimiento de la utilización de diversas tecnologías para enseñar y / representar y / facilitar la creación de contenidos específicos de las asignaturas Diplomado tit@

Tutoriales

 

RELATORÍA 5

Estándar

VDR TIT@ EDPT

Grupo 06 INEM Jorge Isaacs Cali

Relatoría Sesión V abril 21 de 2014 Jornada Tarde

ME: Alberto Esquivel Hernández

Luego de unas merecidas vacaciones de Semana Santa en que me dediqué a una de mis grandes pasiones: escribir, regresamos a este Diplomado, confiando en que los estudiantes de Univalle puedan reemplazarnos adecuadamente en nuestra labor como docentes.

Anexé los contactos en el correo institucional, no envié saludos por correo porque a mi me gusta saludar “de frente”.

Nos han entregado un fajo de papeles para completar especialmente sobre los constructos TPACK. De hecho hicimos con mi grupo de trabajo parte de la actividad pero Gerardo  nos pidió dejarlo como tarea y subirlo al blog.

También nos ha pedido clasificar nuestras entradas publicadas con categorías, pero esa actividad preferí postergarla para realizarla con calma. Yo creo que ni un ingeniero de sistemas puede hacer eso en 10 minutos.

Ha sucedido algo, el clima, la lluvia, no fue favorable. Se fue el fluido eléctrico por 2 horas y ¡adiós actividad! Sin aparatos el Diplomado no vá. Claro que aprovechamos tomarnos un break en la cafetería. Pero allá tampoco. El café se enfrió, las almojabanas se desinflaron y tuvimos que suplir las carencias con una buena conversación.

Al regresar a casa y durante la semana, nos llegaron formatos para diligenciar ante el MEN, realizar modificaciones en nuestros blog y más tareas como hacer comentarios y subir el constructo.

RELATORÍA 4

Estándar

VDR TIT@ EDPT

Grupo 06 INEM Jorge Isaacs Cali

Relatoría Sesión III Marzo 25 de 2014 Jornada Tarde

ME: Alberto Esquivel Hernández

Luego de apropiarme de mi computador, algunos maestros tuvieron serias dificultades con la creación del blog en WordPress. Mientras se hacían las indicaciones pertinentes, subí a mi blog “ACELERE” mi cuento “Gradas abajo” .

Nos habían dejado como tarea hacer un APA, había que dibujarlo, tomar la foto y subirlo a la plataforma. Yo preferí cortar camino y realicé un  prezzi para visualizar el “PLE”. Esa página prezzi es una serie de plantillas en las cuales puede subirse imágenes, agregar textos y organizar una ruta de presentación.

También hice una nube de palabras con la aplicación WORDLIE.

Aproveché para ir a tomarme un café y cuando llegué todos los maestros que hacían repaso de los temas estaban haciendo en el correo institucional INEM la actividad de anexar contactos y enviando correos de saludos.

 

GRADAS ABAJO de Alberto Esquivel

Estándar

GRADAS ABAJO  (cuento sobre el matoneo-bulling)

Alberto Esquivel

 

y andabas en la plaza igual que si bajaras una escalera

porque mientras vivimos hay siempre una escalera en nuestra sangre.

LUIS ROSALES El Pecado

 

La última evaluación que definía la nota de Química del primer período escolar fue el detonante que armó el alboroto en el grupo nueve-cinco. Lo que irritó a los estudiantes fue el tono regañón con el cual el profesor restregó el fracaso, el sabor de moral trasnochada que insistía en otra oportunidad desaprovechada. Ellos sabían que tenían tres períodos más durante el año para recuperar la materia y el profesor insistió en tratarlos poco menos que de vagos y a ellos no les gustó, no porque estuvieran lejos del calificativo, lo eran si  así se define a quien no voltea a mirar el cuaderno y el libro guía para preparar una evaluación, pero aunque lo fueran él no tenía por qué tratarlos así como si el futuro que los esperaba en la vida laboral o académica tuviera que ver con pesadillas infernales, la oscuridad de la miseria, la decadencia. Qué sabía él del futuro y sus estudiantes, ellos no lo habían autorizado a meterse en sus andanzas, algunos afirmaron que la Química no le importaba a nadie, ni a los químicos, y si a alguien le importaba era para instalar un laboratorio en la selva y procesar cocaína.

La atmósfera adquirió un tono de indisciplina, apenas propicio para que ocurriera cualquiera cosa. La propuesta de firmar una carta que solicitaba el cambio de profesor tuvo una aceptación inmediata, sólo quienes ganaban la materia o aquellos distraídos que consideran lo mismo ocho que ochenta dijeron paso, con educación, sin ofender, como si fueran la cifra que no afecta la protesta. Susana se opuso, alzó la voz para decir que el profesor de Química era el mejor profesor que había tenido en toda la secundaria y luego las malas lenguas que abundaban en la confusión sostuvieron por breves instantes mientras la mala leche circulaba que ella corrió y dijo al profesor están haciendo una carta para sacarlo del colegio. Antes de salir del salón situado en el tercer piso del bloque tres unos cinco estudiantes planearon castigar a Susana por mala compañera, sapa. Eso les dio coraje, tenían la seguridad de saber que Lobo, su amigo inseparable y protector, no había asistido a clases desde el día anterior por un problema familiar, una pelea con un tío o un lío con su abuela, de lo contrario no se hubieran atrevido a contradecirla  ni mucho menos a concretar una agresión que según los alcances cuando enfrentaron la reconstrucción de los hechos no debía superar el susto. Lobo es de los que carga cuchillo. Antes de empezar a bajar las gradas la arrinconaron y ella sintió que tiraban de su maletín, que un millón de manos en ese juego llamado samba golpeaban su humanidad. No supo en qué momento escapó de la encerrona y cuando iba en las primeras gradas tropezó o la empujaron y rodó y quedó inmóvil en el descanso del segundo piso.

El profesor hubiera querido ese día dejar a un lado la clase con nueve-cinco, permanecer en la sala del Departamento de Ciencias prolongando un eterno tinto mientras los estudiantes llegaban al salón y lo encontraban cerrado y se alegraban de todo, cero llamadas a lista, cero explicaciones de las fórmulas que arrancaban en la tabla periódica y terminaban en un caos, cero presencia de la cara de payaso a quien apodaban Krusty en secreto. Dejar de dictar una clase no era considerada una ofensa, ni siquiera el rector que permanece encerrado en su oficina con aire acondicionado tratando de cumplir una agenda que se inventa reuniones aquí y allá reclamaría, mucho menos unos muchachos a quienes estudiar importaba poco o nada y estar en el colegio en la jornada de la tarde con el calor que desata todas las perezas apenas era un reflejo condicionado para salir de la casa. Tal vez la única que lamentaría la ausencia es Susana que dejaría en su diario después de apuntar la fecha el renglón en blanco. Ella ha tomado distancia del grupo porque quiere con urgencia llenar de conocimientos su cabeza, necesito sacar un buen puntaje cuando me presente a los exámenes de admisión a la universidad, dice, y se concentra en sus libros, quiere ser la mejor, es tiempo de madurar, insiste, no den papaya que las oportunidades se van y no vuelven a pasar. El año pasado cuando estaban en ocho-cinco ella disfrutaba la recocha, incluso el día que la operaron de las amígdalas y fueron a visitarla dijo que se había quitado esas bolas de encima y ellos cómo así, no hable mal de las bolas que por ahí hay unas colgando para usted, ojalá dijo, ganas hay, pero no hay con quién. Con ella todo era bien el año pasado y este año que llegaron varios nuevos, entre ellos Lobo, se agrandó, se puso altanera, le preguntaban algo y decía no tengo tiempo, esas son sus responsabilidades, claro que a Lobo no le contesta así, ni a Brad.

Lobo es el compañero preferido de Susana, cuando asiste a clases se sienta al lado de ella y desde que se ven el beso en la mejilla suena, son casi novios a quienes apenas separa el centímetro que va del roce de la piel al sabor de los labios, dicen los moderados porque las malas lenguas cargan la malicia del novios a algo más. Él la protege con el cuchillo que todos saben esconde en lo profundo de su morral o en un punto invisible de su cuerpo y ella le hace las tareas, lo apunta en los trabajos cuando no viene al colegio o cuando viene y no entra a clases y se queda en los recovecos del patio o de los bloques haciendo sus negocios de droga. A más de uno Lobo ha amenazado y ha probado que puede a los golpes o a cuchillo y si le toca conseguir un fierro nadie duda que esa sería una de sus salidas. Los moderados del grupo que analizan con pinzas el motivo que pueden tener unos cuantos para arrojar a Susana por las gradas dicen que fue para vengarse de Lobo, demostrar que él también tiene su talón de Aquiles, para cobrar algo que estaba pendiente y sigue pendiente porque esos cuantos que el dedo de lo inmediato señala aseguran que no asistieron a la clase de Química, estábamos en la Biblioteca consultando una tarea de Sistemas y nada tenemos que ver con firmas de cartas o accidentes en el bloque tres.

En esos segundos que Susana permanecía inmóvil un asesino que quisiera rebajar su condena hubiera confesado, pero ellos estaban lejos de tales prebendas y cada uno gritaba en su interior yo no fui, qué pasó. Se ha visto en infinidad de películas que alguien inmóvil después de rodar por unas gradas tiene aroma de cadáver y ellos temieron lo peor, sabían desde el año anterior en ocho-cinco que a Susana le habían enyesado la rodilla derecha y los dos hombros, ambos sucesos ocurrieron en el gimnasio, su fragilidad portaba certificado. Jugaba en el equipo femenino de microfútbol cuando su amiga Pamela, sin querer queriendo, le metió una patada y al caer se produjo un esguince de rodilla y la dejaron inhabilitada por tres meses. Los dos hombros se dañan en un partido de basquetbol, ella busca la pelota en un rebote frente al tablero y dos jugadoras la cargan y la tiran al suelo, en el entrevero de todas contra todas alguien le pisa un hombro y alguien más le cae encima sobre el otro hombro, como quien dice moñona, se los dislocó y le quedaron sueltos, su mamá dice que está en la olla y cualquier movimiento fuerte los zafa, no puede levantar nada pesado.

Susana inmóvil quizás pensaba en el poema de Luis Rosales, La Luz Interrumpida, que el profesor Gonzalo había leído en el Concurso de Poesía: y esto quizás no vuelva a suceder, quizás/ no vuelva a despertarme con los ojos abiertos,/ ni sepa en qué momento de luz interrumpida/ la nieve vendrá a verme cuando estemos naciendo/. O pensaba en Brad que fue el primero en querer bajar las gradas para ayudarla, el único a quien aceptaba sus recochas porque alguna vez dijo que era linda y le acarició la mano, pero eso no es un delito, ni siquiera una recocha, apenas un piropo, y él con tal que ella se levantara estaba dispuesto a declarar su amor y comportarse bien así se gane quién sabe cuántos líos con Lobo, él quería evitar problemas al grupo con tal que ella limpie con sus manos el uniforme y diga no me ha pasado nada, él se hace responsable de sus palabras no importe que se involucren besos y abrazos, perseguidoras y chismes con tal de evitar que el grupo y la Institución Educativa José Saramago pasen a la página judicial de los periódicos, a los titulares de los noticieros de radio y televisión. A él le gusta ella, pero quien realmente lo trama en el amor es Chavela, la que lo pone a babear, a trastabillar en los movimientos, a enredar la lengua con dos o tres palabras, a decir sí así no esté de acuerdo es Chavela, pero a Chavela la perdió por Susana. Susana hizo un escándalo en Super donde trabaja Chavela, gritaba que la iba a matar y la tiró del pelo, se formó el acabose. La sentencia del supervisor que no estaba dispuesto a permitir que la buena imagen de la empresa se deteriorara con tropeles de muchachas menores de edad que habían mostrado hasta los calzones no se hizo esperar. Su mamá pidió disculpas acompañada del llanto de Chavela que necesitaba el sueldo quincenal para costear el transporte y poder estudiar, comprar los libros y los uniformes y lo que piden que siempre es una cosa y la otra.

Susana estaba inmóvil en el descanso del segundo piso y todos hubieran querido que se levantara así corriera a poner la queja al Director del grupo, a Coordinación, a Rectoría. No importa si dice que ellos desde el año pasado cuando estaban en ocho-cinco eran las personas que me lanzaban bromas pesadas cada que querían satisfacer sus antojos, por el Facebook escribían cosas que me hacían sentir mal y que por respeto no repito, se rieron de mí hasta hoy, siempre se reían y me tiraban papeles, cáscaras de naranja y vea, llegamos a este momento, a esta situación por no firmar una carta para echar al profesor de Química. Cuando Brad me pidió una hoja de block yo se la regalé con gusto como se regala cualquier hoja, yo no sabía de cartas con las que no estaría de acuerdo, yo no sabía nada de nada y de un momento a otro el vocero que andaba con su novia gritó quién falta por firmar la carta y yo no quise firmar, es mucho lo que estimo al profesor de Química para ir contra mis principios. Pregunté al profesor si continuábamos la clase y él dijo espere que terminen de recoger unas firmas, entonces sospeché de las intenciones de ellos, pero me quedé callada y luego me entero que la carta pide el cambio del profesor y cuando me dicen si voy a firmar ellos se sintieron insultados con mi respuesta, ustedes están locos, pónganse a estudiar y no jodan más. La clase se termina y unos cinco, siete, nueve me estaban esperando, me rodearon, me cogieron del brazo, me llevaron hacia la pared como si me fueran a pegar y me dieron nervios. Empecé a temblar, creí escapar y cuando bajaba las escaleras del tercer piso al segundo sentí un golpe en la espalda y me resbalé y rodé.

De haber estado Lobo nadie había esperado a Susana para rodearla y cogerla del brazo. Lobo estaba donde su abuela Jenny que tiene un carro destartalado con el cual anda a mil metiéndose sin discriminar hueco grande o pequeño por las calles de la ciudad, él es feliz sintiendo que se van a estrellar contra un poste o le van a dar por detrás a otro carro, goza con su abuela que lo recibe con helados de macadamia, besos, preguntas si ya comió, si tiene hambre porque su abuelo Albert compró un pollo asado con papas y maduro. Lobo es muy parecido a su papá, Nicolás, el hijo mayor de Jenny a quien mataron saliendo de la iglesia de San Patricio cuando apenas tenía un año. Su papá ha sido un relato contado por su mamá, una anécdota de la abuela. En el vocabulario tiene la tendencia de man, mancito, habla como todos esos parceros de los barrios bajos, dice abuelita la vine a visitar porque estoy triste, mataron a mi papá, usted sabe que mi papá es Nicolás, pero Álvaro también es mi papá, él me trató muy bien desde que se fue a vivir con mi mamá hasta ahora que tengo dieciséis años, lo mataron y no se sabe quién, dicen que por robarlo, pero yo no creo, yo creo que él andaba como en malos pasos, vivo rodeado de gente que anda en malos pasos, abuelita.

Chavela quisiera que Susana se levantara de una vez por todas y dejara el show, cree que está inmóvil para vengarse de ella y de Brad. Chavela dejó a Brad, lo acusó de casi provocar una tragedia cuando ella se apareció en su trabajo con esa facha de asesina, todo por sus piropos a una desquiciada que se cree con derecho a reclamar afectos. Chavela quisiera decir a Brad ahora que Susana está en el descanso del segundo piso, vea el lío en que se metió por querer picar aquí y allá, la aventura de las faldas es un enredo delicado. En todo caso lo dejó y él siente que perdió un amor, se ha convertido en un perdedor desde que el profesor de Química le puso una mala nota en el primer período y alebrestó a sus compañeros y propuso una carta para que alguien diferente llegara con una metodología sencilla a explicar experimentos en tubitos de colores. Bajó, subió, consiguió una hoja de block, hizo el encabezado de la carta y no supo en qué momento perdió el rumbo de la situación y algunos muchachos hablaban de esperar a Susana porque ella los sapió. Brad se quedó en una esquina del tercer piso echándole los perros a Francis que desde ocho-cinco le tiene ganas y apenas alcanza a oír que le reclaman a Susana por qué se puso en contra de nosotros si ese profesor es un tirano y ella dijo yo a ustedes no les tengo miedo, yo ando con Dios. Ella empezó a bajar nerviosa la escalera y desde la tercera grada rodó y todos, uhh, se murió Susana, qué miedo, y Chavela dijo yo no fui.

Toña se apoyó en el pasamanos de la escalera que baja al segundo piso y se quedó en la tercera grada donde los pies de Susana dejaron de ser confiables, detuvo el tiempo para recordar que hace un mes con algunos compañeros habían tirado a una estudiante de nueve-siete gradas abajo porque no hacía más que mirarlas mal. Hace un mes no pasó nada, la niña se levantó y la acusación duró una hora y la suspensión duró dos días. La niña se fue para el Director de grupo a contar lo ocurrido y él se alteró, los regañó, los llevó donde el Coordinador que preguntó a cada uno la versión de los hechos y ahí no se llegó a nada porque no se tenían pruebas de alguien que la hubiera empujado. Pasaron donde el Rector que tomó la decisión de suspenderlos por dos días y ellos, enojados, si nada había pasado para quedar con matrícula condicional. Lo peor ocurrió a Toña cuando regresó de la suspensión, el Director de grupo le pasó una citación de la Fiscalía porque es la única mayor de edad y tuvo que asistir a una conciliación con la niña que por las consecuencias de la caída tenía un trauma en el coxis, una inflamación de músculos al lastimarse el coxis y un dolor en el estómago. Toña dijo que si la niña sintió que alguien la empujó falta a la verdad porque nadie la empujó, de ser así hubiera caído de cabeza y no sentada, debió resbalar, a más de una niña le ha pasado y como ella tiene su rasquiña con nosotros desde el año pasado aprovecha para acusarnos. La juez dijo que Toña a esa niña no la podía volver a tocar y Toña sacó su golpe, la verdad es que a esta niña ni antes ni ahora la determino, ni me va ni me viene, me da igual, lo que sucede con ella me resbala. A la semana fueron a averiguar la nota de Ética y resulta que la profesora les hizo perder la materia por el problema con esa niña y una vez más les dio mucha ira y fueron a Coordinación. Ellos iban de ira en ira como si ese fuera el estado normal para estudiar y el Coordinador no les quiso hacer caso, dijo que la profesora era autónoma para definir sobre su materia y ahora la niña quiere hablar con ellos, pedir disculpas.

Brad le había tirado los perros a esa niña y ella aceptó, sabía que era el novio de Chavela. Brad pone cara de palo y dice que esa niña no le mueve el piso, además no hemos tenido nada, unos cuantos besos y lo que hicimos en un motel no puede llamarse amor, ella es una fufurufa con carita de yo no fui. Brad es duro con sus juicios y dijo a los muchachos que debían demandar a esa niña por falso testimonio, detállenla y verán que camina normal, que no tiene ningún desvío en la espalda. Ellos dijeron vos estás encaprichado con esa niña y él, ella a veces se me acerca y yo le huyo para evitar problemas, por ella algunos nos hemos dejado de hablar, pero hemos llegado a un acuerdo porque estamos curados de recochar, recochamos a nuestros panas y a nadie más, a nadie que salga con películas de agresión o visitas a sicólogo por una burla, determinamos apenas a nuestros panas de verdad, a nuestros panas del alma porque ya tememos que nuestra acciones vayan convertidas en quejas y sanciones al Coordinador al Rector al Defensor del Menor a la Fiscalía a las emisoras de la ciudad a los canales de televisión a los estudiosos de ese cuento llamado matoneo, al descanso vamos a tener que salir con un abogado a ver si podemos o no sonreír o bromear o burlarnos de algo o de alguien o de nosotros mismos que es lo que más hacemos. La mamá de Brad lo castigó porque la mamá de esa niña dijo que él era prácticamente un pandillero, el causante intelectual de la caída de su hija.

El pandillero y bravo a quien temen más que respetan por esa posesión que tiene el miedo es Lobo. Él ha tenido experiencias malucas, duras, y nunca ha tenido problemas en el colegio, ni siquiera una observación por inasistencia o indisciplina o bajo rendimiento académico tiene en el observador del alumno que con tanto celo lleva el Director de grupo. Lobo debe venir mañana al colegio, si se anima después que la abuela lo echó de su casa, y cuando se entere de la inmovilidad de Susana en el descanso del segundo piso llamará a cuentas a más de uno. La abuela se lo llevó unos días para su casa porque él quería visitar al abuelo, estamos en vacaciones por la semana institucional de los profesores, mintió, y ella le arregló un cuarto. La abuela Jenny y el abuelo Albert como salen tanto a hacer vueltas, el cobro de la pensión, las citas médicas, el pago de los servicios, lo dejaban solo en la casa instalado en el computador con sus juegos y él encantado. La abuela le compró ropa y él con una tendencia que parece perpetua se le ha escondido un anillo al abuelo Albert. Albert preguntó por su anillo y Jenny cansada de los mismos descuidos dijo en un tono destemplado busque en el nochero. He buscado y rebuscado y no está y ella, es que la diabetes ya lo tiene ciego o qué, y se vino una vez a decirle véalo ahí y no lo encontró, y se preocupó. La preocupación la llevo a la malicia y decidió esculcar el morral de Lobo y encontró además entre unas medias y calzoncillos una pulsera de plata y una cadena de oro suyas. La abuela se quedó aterrada, lo llamó, usted por qué tiene escondidas estas joyas y él, tranquilo, con la sangre fría que necesitará años después para enfrentar a fiscales y jueces que lo absolverán o lo mandarán a la cárcel dijo pues yo los vi ahí y creí que no los necesitaban, me los iba a llevar, yo los vendo por cualquier peso que sirve para ayudar a mi mamá. La abuela dijo que no se puede coger lo ajeno, es un delito y lo castiga Dios, usted no tiene por qué llevarse nada de mi casa, si quiere algo pídamelo y yo veré si se lo doy o no, pero así a la brava jamás. Lobo dijo no creí que fuera problema, como usted tiene tantas cosas pensé que estos detalles en los que me fijé no la iban a alterar. La abuela dijo se va ya de mi casa y aquí no lo vuelvo a tener. A Lobo no le queda otra que regresar al colegio.

Inmóvil, Susana es una desconocida, una fotografía injusta de sus ganas de volar, de irse de la casa, no del mundo. Susana pensó en volarse de la casa familiar en las vacaciones pasadas, lo tenía replaneado. Ella vivía en un segundo piso y había que bajar la escalera y llegar al antejardín encerrado por una reja grandísima con doble llave. Por el techo era imposible. Tenía calibrada la hora del sueño de su mamá y su padrastro, dónde dejaban las llaves, en qué momento el vigilante de la cuadra no pasaba, la plata del transporte, todo lo tenía superplaneado. El inconveniente sucedió al dar el primer paso, su hermano menor se despertó y preguntó para dónde vas. Ella contestó que estaba cansada y que se iba para que él viviera en un espacio más cómodo. Yo también estoy cansado en esta casa, dijo el niño, quiero ir contigo. A ella le pareció demasiado duro irse con su hermano menor y también dejarlo ahí solo. Cree que hacerse cargo de los obstáculos es fácil, si se muerde es su dolor, si aguanta hambre es su bostezo, si duerme mal es su pesadilla, si disfruta es su goce, pero que le pase algo a un ser querido es grave, entonces se quedó en una fuga frutrada con un hermano que estrechó junto a una lágrima. Muchas noches apartó la comodidad de la comida gratis junto al amor raro de su mamá y la cantaleta precisa del padrastro, el enigma de lo que puede pasar afuera con la falta de protección porque no hay nadie que la reciba y si alguien la recibe será bajo sus normas que la llevarán de una mamera a otra mamera, si alcanzará la plata ahorrada y si tendrá o no un trabajo donde no abusen. El problema de ser menor de edad la asaltaba todos los días, empezó a contar los segundos y los minutos hasta cumplir dieciocho años y poder decir a esa casa chao, chaolín-chaolín, sabe que con la contraseña de la cédula se puede ganar unos pesos como auxiliar en una oficina donde paguen siquiera el salario mínimo y pueda alquilar una pieza, por su afán todavía no pasa la necesidad de una mansión. Irse de la casa escapó de sus manos, pero se convirtió en un proyecto de vida en el cual puso todas sus energías, sola, con Lobo o con Brad.

La distancia de la escalera que va del tercer piso al descanso del segundo se convirtió en un espacio infinito sin posibilidad de recorrer en una sola vida y por eso a todos no les importa si Susana acusa a Chavela o Toña de haberla tirado con tal que se levante y eche a andar como un milagro de los evangelios. No importa si a Susana le cuenta su amiga Pamela que alguien más la empujó porque ellos creen que ella no respira, no importa que todos los profesores los pongan a perder sus materias, la de Ética porque rompieron el orden de una sociedad, el de Matemáticas porque no calcularon la caída y la fuerza del golpe, el de Literatura porque están enredados en la narración de los hechos. La pregunta que empieza a tener alas en el aire es quién sentirá la responsabilidad de aclarar unos problemas que vienen de lejos cuando ellos están acostumbrados a decir que no hay nada que aclarar porque nada ha pasado. El silencio es incómodo, para Susana lo fue cuando quiso saber por qué intentaban herir sus sentimientos, quiso hablar con cada uno cara a cara para escuchar por qué eran así cuando ella los saludaba atenta y trataba de explicar algunos ejercicios de Matemáticas a quien lo pedía con respeto. Siempre creyeron que Susana no estaba bien de los cinco sentidos, sus caras hacían cruces de desprecio o envidia porque ella de verdad cree cuando el profesor de Literatura le dice reinita cómo le va y besa su mano como si fuera una majestad europea en un lujoso palacio y no en un simple salón de clase. Ella quería estudiar Medicina en la universidad, ganarse una beca, y por eso no podía perder el tiempo con novios, pero ellos dicen que está loquita por Brad y que si su amigo Lobo algún día se decide a tirarle los perros lo aceptará. Ella podrá ser muy inteligente y resolver primero que todos los problemas de Matemáticas, pero que en su cabeza tiene un problema todavía sin resolver, lo tiene, saben que ahora que el celular le ha timbrado a Lobo ellos tienen otro.